¿Cómo funciona un motor de corriente continua?

Hay que empezar por resaltar que los motores de corriente continua se los denomina también como un motor de corriente directa, motor DC o motor CC debido a las iniciales en inglés direct current. Así mismo es un tipo de máquina con la que se convierte la energía en mecánica, para así provocar un movimiento de rotación  gracias a la acción de un campo magnético.

Se hace notar que el inconveniente más relevante por el que en ocasiones no se consideran estos motores es su mantenimiento, pues suele ser costoso y laborioso, más que nada por el desgaste que se da en las escobillas o carbones en cuento entran en contacto con las delgas.

Funcionamiento de motores

En primera instancia es fundamental señalar que un motor de corriente continua está compuesto a grandes rasgos por dos partes. Un estator con el que se le da soporte mecánico al aparato y es donde se ubican los polos de la máquina, que van a poder ser devanado de hilo de cobre sobre un núcleo de hierro o imanes permanentes.

Por otro lado está el rotor que casi siempre es de forma cilíndrica, el cual también está devanado y con núcleo y se alimenta con corriente directa por medio de delgas, las cuales están en contacto de manera alterna con escobillas fijas, las cuales se llaman a veces como carbones.

A modo de resumen, en el momento en que un conductor, por el que está pasando corriente eléctrica es sumergido en un campo magnético, ese conductor va a sufrir una fuerza perpendicular al plano que se forma por el campo magnético y la corriente, esto se lo explica con la Fuerza de Lorentz.

Ventajas del motor de corriente continua

Por otro lado, un motor de corriente directa va a producir un par debido a la conmutación mecánica de la corriente. En ese sentido se podrá identificar un campo magnético permanente el cual surge por los imanes en el estator. El flujo de la corriente en el devanado del rotor es el que produce una fuerza de Lorentz sobre el devanado. Si el motor dispone de dos polos, la conmutación va a hacerse por medio de un anillo partido a la mitad, para que así el flujo de la corriente se invierta cada media vuelta.

Los motores de corriente continua son construidos con rotores bobinados y con estatores bobinados o de imanes permanentes. Igualmente son muchos los tipos de motores especiales, como lo pueden ser los motores sin escobillas, los servomotores o quizá los motores paso a paso, los cuales son fabricados haciendo uso de un  motor de corriente como la base del sistema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *