¿China pierde la confianza de los mercados?

El presidente chino Xi Jinping ha intentado reforzar la confianza en su liderazgo y en la ralentización de la economía del país con un discurso de alto perfil que le ha posicionado como un gran reformador y defensor de la globalización. «China se está acercando al centro del escenario mundial y se ha convertido en un reconocido constructor de la paz mundial, un contribuyente al desarrollo global y un defensor del orden internacional», dijo el martes desde el Gran Salón del Pueblo de Pekín, en conmemoración del aniversario de la reforma y la apertura de la economía china.

«La pobreza no es socialismo», dijo, citando al reformador económico Deng Xiaoping. «Debemos ponernos al día con los tiempos. Este es el propósito de la reforma», dijo Xi, prometiendo continuar con las reformas en las «áreas apropiadas». El discurso de Xi se produce cuando los dirigentes chinos se enfrentan a las críticas por la ralentización del crecimiento y la confrontación con los Estados Unidos. La economía china, agobiada por la deuda y el consumo rezagado, creció en el tercer trimestre a su ritmo más lento desde la crisis financiera mundial.

Mercados a la baja

Sin embargo, sus comentarios no inspiraron confianza en los mercados asiáticos. Hong Kong y Shangai cayeron bruscamente durante el discurso. Ahora han perdido un 1% por día, mientras que las pérdidas se han profundizado hasta el 1,8% en Tokio y más del 1% en Sydney.

Los críticos dicen que la política se está interponiendo en el camino de una reforma necesaria y significativa – un raro desafío para Xi, que ha acumulado el poder más rápidamente que cualquiera de sus predecesores.

Xi ha sido criticado por aumentar el control del sector estatal sobre la economía, ya que las empresas privadas han tenido más dificultades para acceder al crédito. El crecimiento económico, respaldado por proyectos de infraestructura, también se ha ralentizado. «Como las cosas se ven mal, últimamente ha habido mucho más debate sobre lo que debería ser la política económica, pero hay mucho menos debate y más críticas», dijo Trey McCarver, cofundador de la consultora Trivium.

Xiang Songzuo, economista de la Universidad de Renmin en Beijing, dijo en un foro celebrado el fin de semana que los problemas de las empresas privadas en China van más allá del acceso a la financiación. «¿Cuál es el problema fundamental? Miedo a la incertidumbre política, miedo a que el gobierno no sea digno de confianza», dijo.

Ralentización económica en China

Otros críticos dicen que las asertivas políticas industriales y exteriores de Xi han provocado una confrontación innecesaria con Estados Unidos y han anulado una política de décadas iniciada por Deng, para que China mantenga un perfil bajo.

La política exterior de Xi es el proyecto Belt and Road, una campaña de inversión masiva para conectar Asia, Europa, Oriente Medio y África por tierra y mar. En casa, el gobierno ha impulsado un plan industrial para mejorar la fabricación china llamado Made in China 2025, que constituye una parte clave de las quejas de EE.UU. sobre el robo de propiedad intelectual chino.

En su discurso de hora y media, Xi hizo varias referencias a «todos los grupos étnicos» que se unen detrás del partido, observaciones que parecen ser una respuesta a la respuesta de la crítica internacional a las políticas de China en la región occidental de Xinjiang, donde hasta un millón de minorías musulmanas, muchas de ellas uigures, están siendo mantenidas en campos de detención.

Xi reiteró el control total del partido sobre el país. «Ya sea el partido, el gobierno, el ejército, la gente común o los estudiantes, el este, el oeste, el sur, el norte o el centro, el partido dirige todo», dijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *